Los hombres mojados no temen la lluvia de Juan Madrid

9788420686264

Editorial: Alianza

Edición: Tapa blanda (colección 13/20)

Liberto Ruano es un abogado de cierto prestigio con una vida muy poco recomendable que, tras difíciles casos, se ve involucrado en el asesinato de una prostituta, cuyo asesinato fue provocado por esconder un objeto de gran valor y robado a un hombre de negocios que se mueve por fuera de la ley. Con la ayuda de Andrés Feiman, su socio del bufete de abogacía, y de un extraño hombre de los bajos fondos, la mafia italiana tendrá una gran rivalidad y un papel protagonista más que notable, que dará consecuencia a una investigación criminal de lo más atractiva.

 

”Nos juntábamos periodistas, escritores y toda suerte de abogados. Por aquel entonces, las noches eran largas, nosotros, jóvenes, y en mi memoria el futuro prometedor. 

El pub cerró hace años, algunos de aquellos viejos amigos murieron. Y yo, ahora, no sé qué hacer con el futuro que me queda.”

 

La mayor característica de la narrativa de Juan Madrid es su alto ritmo y su estilo directo a la hora de combinar la trama sin rodeos argumentales, sin fraseos que puedan divagar el hilo argumental. Además, la calidad argumental está acompañada de unos diálogos que añaden valor ya que, primeramente, abundan, y abundan en calidad. Estos diálogos tendrán un rol escaso y directo, pero lleno de detalle para añadir un resultado visual final bien relatado, siendo este rico en detalles, ética y lingüística acorde a la novela negra clásica y a la narrativa. La prosa, ágil y sencilla, está escrita en primera persona y llena de descripciones sobre los negocios aparentemente legales y nos cuenta cómo la corrupción rodea nuestras vidas mediante una ambientación caracterizada por la antigua Madrid llena de documentación profunda y densa, extendida, de hecho, por apéndices finales escritos por el autor. Es, sin más, un texto lleno de sabiduría y de lecciones éticas que nunca viene mal saber o volver a saborear.

El elenco de personajes es bastante variado y, aunque la obra está dotada de un lenguaje soez y en ocasiones vulgar, cada personaje está definido de manera única y totalmente individual, creando así una variedad de actitudes humanas que darán más credibilidad a la lectura y haciendo que cada personaje, protagonista o secundario, tenga su lugar en la obra y no quede indiferente ante la trama expuesta, por lo que cada uno de ellos aportará información complementaria la cual dará carácter argumental.

 

”—Estoy hablando demasiado. —No, no… sigue. Y sin embargo… —El amor no es una obra de arte, aunque lo parezca. Es un sentimiento fundamental que nos une a la vida, al mundo y a nuestros semejantes.

[…] 

—¿No existe el arte de amar? —Sí, claro, pero el arte de amar, sin amor, es gimnasia. Tenemos que enfrentarnos al amor como si fuera la primera vez. Lo más virgen que puedas. Algunas veces, los artistas también se enfrentan a sus obras como si fuera la primera vez, sin técnica, sin sabiduría previa. Un gran amor puede convertir a dos jóvenes inexpertos en grandes amantes, la ternura, el amor que sienten el uno por el otro los convierten en expertos amadores. Y un artista que ame su trabajo puede convertir su obra en grandiosa.”

 

Los hombres mojados de Juan Madrid prometió entretenimiento mediante una novela criminal de corte policíaco y, a raíz de la sucesión de páginas, lo cumple con creces: acción en abundancia, densidad argumental, pensamientos culturales que no dejan indiferente y la calidad de la pluma, son, entre otros tantos, su mayor fuerte. Todo texto literario esconde su tesoro, pero Juan Madrid hace que sus libros sean el tesoro en sí. 

Del Otro Lado, de Michael Connelly

9788491044666

Título original: The Crossing

Traducción: Javier Guerrero Gimeno

Editorial: Alianza de Novelas (Alianza Editorial)

Edición: Rústica con solapas

 

 

 

 

 

El detective Harry Bosch se retiró del Departamento de Policía de Los Ángeles tras treinta años al servicio. Una mujer ha sido asesinada en su cama de una manera brutal y sucia y, por todas las pruebas presentes que se contienen, apuntan hacia el cliente de Mickey Haller, un viejo pandillero que se convirtió en padre de familia. La acusación de asesinato despierta sospechas en el abogado defensor, por lo que decide pedir ayuda a Harry Bosch, quien no quiere formar parte del otro lado porque siente que echará a perder toda su ex carrera y todos sus pasos dados en homicidios. Sin embargo, Bosch también piensa que las acusaciones son una trampa, así, se planteará entrar en la investigación y ayudar al abogado y resolver el puzzle de corrupción y persecución mutua.

Michael Connelly ha escrito un número amplio de novelas protagonizadas por el policía Harry Bosch y, aún después de toda su bibliografía, la narración presente consigue cautivar el paso de la lectura gracias a la frescura que contiene en sus páginas.

 

”El saxo tenor de Kamasi Washington sonaba en el equipo de música, el desierto calcinado por el sol quedaba atrás a toda velocidad a ambos lados de la autopista, y Bosch reflexionaba.”

 

Si por algo destaca esta obra es, sin duda, por la narración expuesta por el autor, ya que el uso de la tercera persona se va alternando, dando lugar a un escrito sencillo, rápido y profundo, creando así un fondo más que creíble y atrayente, que también está formado por puntos de vista alternados.

El personaje principal está dotado de una gran complejidad por el recorrido que tiene en pasadas hazañas, por lo que esta aventura sería como una extensión de él mismo hacia futuras posturas. En este libro existe una relación real y con empatía entre los hermanastros (abogado defensor y ex policía) que hace que no sólo les una el aspecto familiar, sino que también la admiración y la tolerancia mutua que ambos se tienen a raíz de la ejecutada investigación.

La trama del libro tiene como telón de fondo Los Ángeles, una ciudad repleta de secretos y pistas que harán que las piezas del caso encajen poco a poco con la perseverancia de Harry Bosch y la ayuda de una antigua compañera del departamento, Lucy Soto, quien será una pieza clave para descubrir la gran corrupción que hay dentro del mismo Departamento de Policía.

 

”—Probablemente ella recibió el mismo mensaje que yo recibí de ti: «No estás preparada para esto».

—Sí, bueno, tal vez estoy pasado de moda. Detesto la idea de que las mujeres vean el mal que hacen los hombres. Algo así.”

 

La actuación y medición de Mickey Haller como abogado defensor es, aunque escasa, sublime a la hora de presionar a testigos, mostrar pruebas argumentadas y movimientos inteligentes que destrozarán al jurado, lo que nos muestra un uso de la pluma ajustada a cada lugar expuesto sin bajar la calidad del texto, teniendo un nudo y desenlace bien construido y bien programado.

Las características anteriores crean un ambiente rico en información de la investigación del caso bien detallada, la cual tendrá un ritmo lento y atrayente y que dará la sensación de estar todo descolocado y perdido, y, a su vez, te irá mostrando los acontecimientos que irán haciendo eco de la verdad.

En definitiva, esta novela nos relata una investigación muy elaborada, un texto narrativo que supera con creces a entregas anteriores de Michael Connelly, teniendo un control argumental de calidad. Una trama que desborda acción y tensión.

 

 

 

 

 

Tú te vas, tú te quedas (Inspectora Helen Grace 1), de M. J. Arlidge

esl59250Título original: Eeny Meeny

Traducción: Amaya Basáñez

Editorial: Suma de Letras (Penguin Random House)

Edición: Rústica con solapas

 

 

 

Helen Grace, una inspectora de policía que ha tenido que enfrentarse a los más oscuros rincones de su alma, dirige una investigación en la que debe dar caza a un ser psicológicamente dañado que, a su vez, busca llamar su atención. Tras la aparición de una chica moribunda y físicamente destrozada y las posteriores víctimas en similares características, el departamento de policía comienza a desentrañar la relación entre los martirizados y el modo de ejecución del sospechoso en cuestión: perder la vida o perder la razón; matar o morir.

La novela empieza pisando fuerte, ya que capta la atención y te mantiene en vilo hasta el final con tan solo leer el primer párrafo . En las primeras páginas nos encontramos con el primer secuestro y los primeros perjudicados:  una pareja de jóvenes que hacen autostop tras un concierto en Londres, donde después de minutos y minutos esperando a que alguien parase, llega una furgoneta. Un saludo, un café, y… De repente, ambos se encuentran encerrados en medio del bosque con una decisión común (o no) que tomar. A raíz de este suceso, se nota un ritmo veloz , que crece y decrece, que varía y que, finalmente, cuando crees que has tenido lo tuyo y has sentido el dolor que transmite la narrativa, arranca y acelera hasta el final, metiendo varios hilos argumentales que tendrán un desenlace y un motivo común que te volverá loco y te mostrará un thriller que te conducirá por el camino de la desesperación.

La trama propuesta por M. J. Arlidge es sencillamente original porque ha sabido cómo llevar un tema quizá ya visto y relacionado en otros formatos (como en la saga Saw, bastante conocida) a su terreno y hacer de ella una obra en la que su nivel de horrorizar aumenta conforme avanzas por la división de los ciento dieciséis capítulos; son capítulos cortos, que acaban en el momento claro y que le piden más al cuerpo.

”No puedo pensar estas cosas. Tengo que intentar recordar lo que es bueno, lo que es de verdad. Pero cuando estás prisionera los días parecen infinitos y la esperanza es lo primero que muere.

Me estrujo los sesos buscando recuerdos bonitos para mantener a raya los malos pensamientos, pero cada vez se me hace más difícil evocarlos.”

Lo curioso de este escrito es la caracterización de la letra cursiva a numerados capítulos a modo de recuerdos recurrentes relatados por la duda infinita en primera persona y, en ocasiones, por un narrador que conoce todos los pensamientos y acciones de los personajes en todo momento.

En el argumento, el diálogo se antepone a la narración, creando un ambiente cinematográfico y visual con un estilo vivaz sorprendente. La protagonista, la inspectora Helen Grace, está llena de matices que hacen de ella un personaje complejo: es una mujer solitaria que tiene un pasado oscuro y traumático que, aunque parezca difícil y extraño, sacará lo mejor de ella para llevar hacia delante su trabajo y que dará el suficiente juego a la historia por los misterios que le rodean.

”Son los ruidos lo que recuerdo con más claridad. El sonido que produce un puñetazo en un rostro. El de un cuerpo empujado contra la mesa de la cocina. Una cabeza golpeándose contra una pared. Sollozos. Gritos.”

[…]

Nunca llegas a acostumbrarte. Pero terminas esperándolo. Y cada vez que pasa te cabreas un poco más. Y te sientes un poco más indefensa.”

En conclusión, Tú te vas, tú te quedas ha sido una novela que me ha mantenido suspendida y atrapada, horrorizada e inquieta, al paso por sus páginas. Al principio nada encaja, todo es dudoso, pero, cuanto más se acerca el desenlace, más claro queda todo.

¡Un thriller de los pies a la cabeza!

Ritual de Muerte, de Warren Ellis

9788420678009

Título original: Gun Machine

Traducción: Mariano Antolín Rato

Editorial: Alianza Editorial (Colección Alianza Negra)

Edición: Rústica con solapas

alianza20editorial20logo-180x150

Warren Ellis, un británico que se dedica al guión en el mundo del cómic, ha narrado esta novela negra más que notable; un thriller que mantiene en vilo página a página gracias al juego policíaco que aborda la persecución mutua entre asesino y policía. 

Sin duda, una gran apuesta.

‘Ritual de muerte’ nos relata la historia de John Tallow, un inspector de policía  que acaba de sobrevivir a un tiroteo donde vio morir a su compañero tras un tiro en la cabeza. Después de una llamada, después de la llegada, en la escena del crimen se halla una extraña habitación completamente llena de armas, las cuales sólo han sido disparadas una sola vez, lo que conlleva a creer que cada arma tiene una víctima concretada, y, tras la inspección de balística, se averigua que cada crimen cometido con esas armas no ha sido resuelto. Nuestro protagonista, John Tallow, piensa que detrás de esta locura está un asesino en serie, un asesino que está en el ajo año tras año, por lo que en base a estos pensamientos, comienza una nueva investigación y se abren montones de casos ya cerrados.

En ‘Ritual de Muerte’ se nota el transfondo de Warren Ellis como escritor de novelas gráficas, ya que encontraremos bastante diálogo, incluso un monólogo que explica la mayor parte de la situación del momento, algo que, en mi opinión, deja muy buen sabor de boca y da un punto distinto y original a la narración. Este escritor se caracteriza por usar palabras malsonantes, situaciones extremas y personajes muy directos y concisos en sus obras, y esta no iba a ser menos.

”Colgó la pistolera del perchero, dejó caer la chaqueta al suelo.Se sentó en una de las dos sillas. […] Pero lo único que permanecía en su cabeza era su compañero y único amigo de verdad, al que habían arrancado un trozo de cerebro con una escopeta.”

El argumento, además de todo lo mencionado anteriormente, está narrado desde el punto de vista del inspector, pero, a su vez, casualmente, la narración está narrada por una personita con problemas mentales y que es un gran asesino, por el Cazador, algo que le da un buen ritmo de lectura y no provoca monotonía a la larga.

En este relato nos encontraremos una novela negra con tópicos clásicos; la historia no es muy complicada de seguir y contiene pequeños toques de fantasía urbana, tiene una estructura sencilla y un objetivo claro a seguir y conseguir, que es resolver un caso y entretener con ello. Además, nos toparemos con el típico humor negro y británico que tanto caracteriza a tito Ellis en muchísimas ocasiones.

”—Léele uno de tus libros de historia. A lo mejor se desmaya y deja caer su escopeta. —¿En serio?”

En esta narración se percibe una atmósfera completamente corrupta, llena de violencia, llena de locuras y rarezas y, como buen añadido, tendremos una radio que nos va contando cuáles han sido los últimos problemas que se han cometido en la ciudad.

Si miramos más allá de una simple historia clásica de polis y asesinos, podremos percibir un tema principal que está presente en toda la novela, y que además funciona como crítica: la tecnología y la ciencia. De hecho, la mayor característica de nuestro asesino, el Cazador, es que vive anclado entre dos realidades distintas, entre la vieja ciudad y la nueva ciudad, lo que conlleva a que veamos cómo él mismo se auto controla por mantenerse en el presente y por entender las nuevas tecnologías del mundo y así no perder la (poca) coherencia que tiene.  Así, veremos cómo Warren Ellis nos plantea de una manera genial el avance tecnológico en seguridad privada mediante grandes filiales y el avance de la ciencia mediante la científica y balística del caso a seguir por el inspector John Tallow.

”Un dormitorio estaba atestado de libros, revistas y papel. La puerta había desaparecido, como un dique sin compuerta, y el chorro de papel impresio se extendía por el cuarto de estar, y formaba una cresta debajo de la mesa en la que vivían dos ordenadores portátiles y un drive externo.”

En mi opinión, es un libro que merece la pena dentro del género negro, que merece su oportunidad, si te gusta la novela policíaca.

Quizá podría haber funcionado mejor como cómic, quizá no, pero qué os voy a decir… Todo lo que venga de la mano de Ellis me encanta, y que haya metido sus características a la hora de escribir en una narrativa, es una delicia que, por supuesto, yo no iba a dejar pasar.