El día que Selma soñó con un okapi

Selma tiene un extraño don premonitorio que se ha manifestado pocas veces en su vida. Cuando Selma sueña con un okapi, la muerte acude en unas veinticuatro horas y se lleva el alma de un habitante del pueblo. Cuando eso sucede, a pesar de que Selma intenta guardar en secreto su sueño, la noticia corre como la espuma y hasta los incrédulos temen ser los señalados. De repente el miedo sacude la pequeña región imaginaria de Westerwald y los residentes lo afrontan de diferentes formas: algunos no salen de casa, otros escriben cartas con palabras que jamás fueron capaces de pronunciar,  otros miran hasta cuatro veces antes de cruzar la calle y otros declaran su amor prohibido. Selma y su nieta, que también posee otro peculiar don, se rodearán de historias que nos harán descubrir que tanto la muerte como el amor forman parte de la normalidad.

Título original: Was man von hier aus sehen kann
Traductor: Albert Vitó i Godina
Editorial: Seix Barral
Edición: Rústica con solapas

La fama repentina de Mariana Leky

Este libro fue elegido como la mejor novela del año en Alemania y ha conseguido el premio de los libreros independientes. Además, la misma escritora ha sido galardonada como mejor autora del 2017;  Mariana Leky (Colonia, 1973), que antes de convertirse en un gran fenómeno cultural fue librera, ha declarado que quizá fuese su trabajo la razón de esa extraña conexión con el lector.  Su sueño, que siempre fue escribir, se quedó un poco olvidado porque sus padres la presionaron para que estudiara una carrera con mayor porvenir. Así que hizo prácticas un par de años de biblioteconomía y finalmente se decantó por el periodismo cultural. Pero no olvidó su sueño.

Su novela se ha traducido a quince lenguas debido al éxito que obtuvo en Alemania y la crítica la ha etiquetado como autora de realismo mágico en versión germana y pese a ser una gran admiradora de Gabriel García Márquez, Mariana Leky cataloga su novela como realismo psicológico con ciertos toques de fantasía. En 2019 en una entrevista la escritora argumentó que «lo fantástico aquí es solo una idea disparadora de la que me siento muy orgullosa; una idea que me sirvió para indagar cómo reacciona la gente ante el pánico», y añade: «todos tenemos que convivir con la idea de que moriremos algún día», añade, «y esa conciencia vital hace a la gente más auténtica».

Mariana Leky no sueña, posa con un Okapi

El okapi, un animal africano que utilizó para los sueños premonitorios de la coprotagonista de su novela, lo vio por primera vez siendo una niña en un zoo de Colonia. La impresión que le dio fue la de una criatura que debió crear Dios en un momento de embriaguez, aunque le sirvió para escribir un libro con un personaje de una mujer que hubiera vivido algo horroroso en su infancia y que eso le llevara a confundir el amor con la muerte.  Y en su narración vemos transcurrir las diferentes reacciones de cada individuo a enfrentarse a la figura de la guadaña. La muerte finalmente llega y arrasa con todo lo que tiene su víctima y ese temor forma parte de nuestras vidas aún sin quererlo.

Una historia enternecedora

Luisa, la nieta de Selma, nos cuenta gran parte de su vida en unas trescientas páginas de emociones y sentimientos. Empieza contándonos cómo fue su infancia, que se crió con el afecto de su abuela y de otros habitantes del pueblo: su mejor amigo, un niño obsesionado con la halterofilia capaz de levantar cualquier cosa que encuentre a su paso; el óptico atormentado por un amor prohibido y secreto, la vecina que se gana la vida con artes arcanas… Poco a poco, se formará un elenco de personajes entrañables que enriquecen la narración y que nos hablan de hermosas relaciones humanas y situaciones que le pueden robar al lector desde una lágrima a una sonrisa. La lectura avanzará especialmente en su infancia y llegaremos hasta la edad adulta a la que dedica mucho menos tiempo.

En cuanto a la ambientación, nos encontramos con Westerwald, que es un pueblo apartado en el que todos se conocen y en el que los miedos son mucho más visibles; el miedo a amar y ser dañado, el miedo a morir y perderlo todo, el miedo a la soledad. O lo que es peor, el miedo a morir solo. Y es que, a pesar de ser un libro sobre la muerte y el amor, no es un libro triste sino todo lo contrario, y aunque es cierto que hay momentos muy emotivos, también tenemos fragmentos divertidos, mágicos y muy tiernos… Como la vida misma, que a veces nos da cal y otra arena. 

La magia que se palpa en cada página, la belleza de algunas situaciones o las relaciones de los personajes parecen salidos de la mano de un Gabriel García Márquez en Cien años de soledad o de Laura Esquivel en Como agua para chocolate. Se disfruta tanto de la lectura que temes el momento de llegar a la última página. Y cada uno de los personajes se queda arraigado en el corazón del lector para siempre. El día que Selma soñó con un okapi es una novela hermosa sobre el amor y el miedo a morir, que como diría Freud: «si quieres vivir, prepárate para morir».

Estaba seguro de que no le arrancaría la vida de cualquier manera, sino que más bien se adueñaría de ella con sumo cuidado. Se imaginaba a la muerte llamando discretamente a la puer­ta, abriéndola apenas un resquicio y preguntando: «¿Pue­do…?». «Por supuesto — respondería Häubel —. Adelante, por favor.» Y la muerte entraría, se plantaría frente a la cama del granjero y preguntaría: «¿Le parece bien ahora? Si le molesto, puedo volver a pasar en cualquier otro mo­mento».

Fragmento, página 29

Los asquerosos de Santiago Lorenzo

1507-1

Diseño de cubierta: Guim Tió
Editorial: Blackie Books
Edición: Cartoné (tapa dura)
Cómpralo online en librería Diego Marín o en librería Letras Corsarias

Manuel era de esos niños con la llave de su casa colgada del cuello para entrar y salir sin dar cuentas a nadie. Solo, independiente y desatendido por sus progenitores, crece sacándose las castañas del fuego. Cuando pasa la veintena, ha terminado su carrera pero la soledad sigue siendo su principal compañera. Tiene dificultades para socializar y no digamos, para triunfar en el amor. Laboralmente no consigue éxitos y solo lo contratan en trabajos mediocres, con sueldos miserables que nada tiene que ver con sus conocimientos. En Madrid, Manuel agrede en defensa propia a un antidisturbios y huye a uno de esos pueblos abandonados de España. Con pequeñas compras enviadas por su único ser querido, y lo que va encontrando, va sobreviviendo como un náufrago en una isla desierta y es entonces, cuando se da cuenta, que nunca había sido tan feliz como ahora.

 

“Era uno de esos críos a los que llaman <<niños de la llave>>. Sus padres, por trabajo o relaciones, nunca estaban en casa. Manuel llevaba la llave de su domicilio colgada al cuello porque no tenía a nadie que se ocupara de él a la salida del colegio. Se supone que esta es situación carencial y penosa. Muchos, en su tesitura de desasistencia, se tirarían con los años por la autolesión, el juego de rol insano, el hostión en moto, la anorexia o el romanticismo salido de rosca.

 

Los asquerosos es la cuarta novela de Santiago Lorenzo (Portugalete, 1964), publicada por Blackie Books y según dicen las críticas, su mejor obra hasta el momento.

Criticada por su título poco agraciado, ha sido alabado por los medios como una novela rural diferente, catalogada como una nueva versión de Robinson Crusoe ambientada en una España desolada. Es un libro sobre la soledad, la desconfianza, el capitalismo y la hipocresía. Una crítica al ritmo de vida capitalino, a las redes sociales, al cinismo humano, al estado y a todo lo que tenga que ver con el mundo moderno y la forma de vida que conocemos. 

La narración de estilo indirecto va a cargo de su tío, el único nexo de Manuel con el mundo, que nos relata las peripecias diarias de su sobrino con una prosa original, mordaz e inteligente. Es el punto de vista de alguien que siente admiración y amor por el personaje, pero que se vería incapaz de estar en su pellejo. Una prosa cargada de emociones, expresiones y cadenas de pensamientos que transmiten al lector a diferentes estados anímicos. Desde el humor sátiro, a la tristeza o incluso, a momentos de suspense por el miedo de ser descubierto de su escondite.

Una novela rica en vocabulario que incluso inventa términos con los que denomina a determinados sujetos o formas de vida. Santiago Lorenzo nos presenta su novela para demostrarnos que la felicidad es posible con muy poco y que la vida es para “disfrutar”.

 

“Y así pasaba mi sobrino la vida. En suspensión, abismado en su embobamiento deliberado. Mirando absorto cómo el escaparate de sus preocupaciones permanecía vacío, sin un puto zapato, maniquí ni cartelito de precios, a pared en bolas y con la luz de la tarde lamiendo lánguida la tela de forro del expositor desocupado.”

 

los-asquerosos-web
Premio Cálamo al Libro del año 2018.
Premio de las librerías de Navarra 2019.
Premio Los Libreros Recomiendan 2018 (CEGAL).

Los sufrimientos del joven Werther de Johann Wolfgang Von Goethe

9788491051886

Autor: Johann Wolfgang Von Goethe

Título original: Die Leiden des jungen Werther

Traducción: José María Valverde

Edición de: Waltraud Wiethölter, Christoph Brecht

Editorial: Penguin Clásicos

Edición: Tapa blanda

Número de páginas: 168 páginas (220 páginas, si sumamos introducción, apéndices y testimonios)

Precio: 7,95€

prh-pcl

Publicada en 1.774, ‘Los Sufrimientos del joven Werther’ es una novela epistolar que tuvo importancia en el movimiento Sturm und Drang, además de ser una de las primeras celebridades literarias tras influir en la literatura del Romanticismo.

‘Los Sufrimientos del joven Werther’ se presenta como una colección de epístolas escritas por Werther, un joven artista de temperamento apasionado y sensible, dirigidas a su buen amigo Guillermo. En estas cartas, nuestro joven protagonista revela datos íntimos que tratan sobre su estancia en el pueblo ficticio de Wahlheim (basado en la ciudad de Garbenheim), donde queda encantado por las múltiples tradiciones simples de los campesinos después de huir de la banalidad y la incomprensión de su ciudad natal.

Desafortunadamente, Werther conoce y se enamora de Lotte (forma hipocorística de Charlotte, en castellano, Carlota), quien está comprometida con un hombre mayor que ella. Aún así, ambos cultivan una amistad íntima a pesar de la pena que le produce a Werther tener solo amistad.

Finalmente, esta tristeza le lleva a abandonar la ciudad para dirigirse a Weimar para llegar a conseguir olvidar a Lotte, aunque las cosas no le salen muy bien, ya que conoce a otra mujer y además, se entera de la boda de la hermosa Lotte.

”¡Ay!, ¿por qué la habré conocido? Diría: eres un loco, buscas lo que no se puede encontrar aquí abajo; pero la he tenido, he sentido su corazón su alma grande, en cuya presencia me parecía ser más de lo que yo era, porque era todo lo que podía ser.”

En esta obra se conjugan, de manera autobiográfica, la experiencias que el propio Goethe mantuvo en matrimonio, cuya relación hizo que acabase decepcionado y con ideas y sentimientos surrealistas por el fracaso en el amor.

El estilo de Goethe es sencillamente estético, poético, romántico y sentimental; entra sin problemas por los ojos, y se pasea de forma sencilla y atrayente por la mente como si se tratase de una bella canción recitada. Las descripciones de los sentimientos y la fluidez de la narración va más allá de la propia estética: una combinación justa del sentimentalismo y la estética poética en el desarrollo de una historia tan corriente como trágica junto a un aprendizaje y unas reflexiones que se complementan de una manera estupenda.

La historia del libro es sentimental y muy profunda en cuanto a los desboques, las emociones y los sentimientos del joven Werther, y, en esto me reitero, trágica. La narración empieza sin más con un joven artista al que le gusta escribir y pintar, que se enamora, que siente, que vive, sin más. La evolución narrativa se percibe en las cartas que Werther envía a Guillermo, su más íntimo amigo, a través de ver cómo el protagonista ama con todo su corazón y toda su alma a una joven mujer que no le corresponde, lo que hará que se vaya destruyendo así mismo poco a poco y que se tome una solución cruel y desesperada, una transgresión para la moral dictada en la época.

”¡Ah, querría volar a abrazarte, para poder expresarte en lágrimas y arrebatos, amigo mío, las sensaciones que invaden mi corazón! Estoy sentado aquí tomando aliento, y trato tranquilizarme, en espera de la mañana…”

El libro destaca por su estética y rebelión ante la moral impartida a la forma psicológica de describir y hacer avanzar a un personaje apenado, además de por las reflexiones presentes hacia la vida y el amor. El tratamiento que se da a los escasos personajes sigue el hilo del joven Werther, siendo este un amor trágico, un alma llena de sentimientos y una personalidad propia. Cada personaje tiene su pena amorosa de una forma u otra, con una mujer u hombre diferentes a ellos mismos, pero, tras tanta pena, también hay un aprendizaje, un fondo y una reflexión que son clave:

”¡Cuan poderoso es el amor! ¿Hasta donde no llegará este? ¿Qué no impulsará?”

En la historia se verán asesinatos por amor, algo crudo y difícil de entender, incluso a día de hoy, ya que si amas, por qué tienes que asesinar a quien te agota y te duele, si amas, por qué tienes que suicidarte, si amas, porqué llegarías a tal punto de locura y vacío. Todo este hilo argumental se halló realmente en la época mediante suicidios, lo que conlleva a saber que el pueblo adoptó la estética de Werther  y quedaron totalmente escandilados por la persona y el sufrimiento de la obra.

El tema del amor y las desdichas o alegrias que puede proporcionar este libro es un tema muy acertado que da de lleno a cualquiera que sea capaz de empatizar con este clásico y el pobre y joven Werther.