Héroes en Crisis de Tom King, Clay Mann y Tomeu Morey

 

cubierta_heroes_en_crisis

Título original: Heroes in Crisis núm. 1 USA
Traducción: Guillermo Ruiz Carreras
Guión: Tom King
Dibujo: Clay Mann
Color: Tomeu Morey
Editorial: ECC
Edición: Grapa, a color

 

Harley Quinn y Booster Gold se encuentran en una cafetería; este está tomando un café y esta se pide un trozo de tarta para acompañarle. El pánico se empieza a avivar en el establecimiento.
Batman, Superman y Wonder Woman investigan un crimen en el famoso Santuario. Se dice que a este lugar se acude cuando se necesita terapia psicológica  y así curar el trauma y el sentimiento más terrorífico del alma.

 

pag_1_1

La narración que nos ofrece Tom King vuelve a ser fluida y brutal. Esta vez sus escritos se basan en los sentimientos de los héroes, que abrirán sus corazas y mostrarán todo sentimiento que les abruma. La trama va a afectar a todos los personajes presentes y parece que también al futuro de ellos y nos expone un inicio dinámico y repleto de fuerza narrativa. Es, sin duda, un hilo argumental que florece a través de la tragedia y con una habilidad escrita muy excitante.

Mann y Morey llenan las páginas de una narración visual llena de colores nítidos y llenos de luz, con un realismo y unos primeros planos impregnados de contrastes y pequeñas pinceladas sutiles.

Nuevamente Tom King pone un inicio correcto centrado en los miedos y obsesiones que corren alrededor del crimen producido en el Santuario, un lugar destinado para reflexionar y sanar; un nuevo evento que reúne coherencia, intriga y a los iconos de DC para dejar con ganas de saber más sobre este nuevo hilo narrativo.

 

pag_1_2
Previa de Héroes en Crisis #1

Seguir en Twitter

Anuncios

Batman: Año Uno, de Frank Miller y David Mazzucchelli

cubierta_A„OUNO_lomoOK_13mm.indd

Título original: Batman: Year One

Guión: Frank Miller

Dibujo: David Mazzucchelli

Color: Richmond Lewis

Editorial: ECC

Edición: Cartoné, a color

Con guión de Frank Miller y dibujo de David Mazzucchelli, ‘Batman: Año Uno’ nos relata una recreación del mito de Batman desde un punto de vista contemporáneo, dando lugar a dos historias entrecruzadas de género negro.

‘Batman: Año Uno’  nos cuenta la historia de dos protagonistas: por un lado tenemos a J. Gordon, un teniente que llega a Gotham con la intención de enfrentarse al crimen y a la corrupción, además de querer intentar mantener una vida tranquila y normal junto a su esposa, algo difícil en una ciudad tan hundida y negra. Por otro lado tenemos a Bruce Wayne, un joven muchacho que perdió a sus padres mientras paseaban por un callejón oscuro, y, a raíz de esto, se limitó a querer luchar por la justicia y el honor, por lo que veremos cómo evoluciona como persona y cómo llega a decidir que él será quien luche contra toda Gotham bajo la identidad de Batman. Así, nos encontraremos con una historia de acción y suspense y de género negro al completo.

En esta novela gráfica, Frank Miller nos narra una historia sobre una ciudad que está llena de corrupción, tanto políticamente como policialmente, donde también veremos la aparición de personajes esenciales de la historia de Batman, pero con una esencia distinta. Por ejemplo, Selina Kyle pasa de ser una ladrona a ser una prostituta bastante arriesgada y amante de los gatos, o también la breve aparición que hace Falcone, conocido como El Romano, en un club haciendo de las suyas.

”Gotham City. Tal vez sea lo único que merezco. Tal vez tenga que ir al infierno.”

La narración de esta historieta es muy precisa, sencilla y con un ritmo continuo; el guión de Frank Miller está potenciado por una pluma realista que logra crear unos personajes creíbles y redondos, lo que nos da una trama muy bien estructurada. Esta, a su vez, avanza a un ritmo de locura y llama la atención a cada página que recorres. Los diálogos están definidos con un tono fresco y sutilmente personalizado que define a cada personaje de manera personal y única, distintiva, que hace que los diálogos se complementen y completen a la perfección con el guión.

El dibujo de David Mazzucchelli está repleto de matices, ya que nos muestra un estilo de pincel realista que se acompaña de una composición de viñetas repletas de detalle, tanto en trazo de primer plano como en trazo de fondo y trasfondo. Esto nos crea y muestra un dibujo discreto, misterioso y lleno de tonalidades distintivas, en especial, oscuras, lo que crea una ambientación más que acorde al texto expuesto. En cuanto al colorista, Richmond Lewis, emplea tonalidades de negro y gris que se unen al dibujo de la obra de manera perfectamente acorde y atribuye aún más realismo a la obra.

”La lluvia ha hecho mella en el cableado de la radio de mi viejo coche. Entre los crujidos, como cereales de arroz inflado, oigo una palabra de cada cuatro.

Retiene a tres niños a punta de pistola. Parece que Merkel ha averiguado algo sobre él…

El café cae en mi regazo y termino de despejarme. Me quito el feo peso que llevo en la cadera… Lo sostengo en el aire, como una rata muerta, y rezo para que él me entienda… Detrás de mí, Branden suelta tacos.

Me dirijo a la puerta principal. Seguro que nadie ve temblar mis rodillas.”

En definitiva, este cómic es una de esas joyas que perdurarán por siempre en el género, que nos relatará una historia de diez y que, por muchas lecturas que hagas de esta, no defraudará ni aburrirá gracias a la gran historia que contiene.

Batman: Noel de Lee Bermejo

batman_noel_br

Autor: Lee Bermejo

Título original: Batman: Noël

Dibujo: Lee Bermejo

Color: Barbara Ciardo

Rotulación: Todd Klein

Traducción: Felip Tobar Pastor

Editorial: ECC

Edición: Cartoné. 4 tintas

noel-01

Tras ‘A Christmas Carol’ Charles Dickens fue una gran influencia para futuros escritos referentes a la Navidad y sus tradiciones en toda Inglaterra. Según la crítica, la novela se ve como una condena hacia el Capitalismo Industrial del siglo XIX.

Durante la época victoriana, Chapman & Hall  publicó un libro titulado ‘A Christmas Carol’ (en castellano, ‘Cuento de Navidad’) en 1.843, una novela corta escrita por Charles Dickens, un escritor británico al que tanto se quiere actualmente. En esta historia se nos relata la vida de un pobre hombre egoísta que odia la Navidad tras el triste acontecimiento que vivió en estas fechas. El protagonista, Ebenezer Scrooge, es visitado por tres fantasmas en Nochebuena y a raíz de ello consigue cambiar su visión hacia la Navidad y evolucionar como persona.

El escritor británico tuvo muchas inspiraciones para escribir su obra, pero lo que más influyó en sus escritos fue la tristeza de su infancia, su simpatía hacia la pobreza y varios cuentos y relatos navideños y fantásticos. A consecuencia de esto, Lee Bermejo tuvo claro en qué se basaría para escribir y dibujar su próxima novela gráfica; qué mejor inspiración que la narración de Dickens para sacar a la luz un Batman oscuro que evoluciona tras sus actos y sus experiencias.

Siguiendo la trayectoria de un hombre llamado Bob, nos encontramos con una historia que gira en torno al miedo económico, a la pobreza, a la soledad y al cambio tras acontecimientos duros de afrontar. En un día normal, Bob realiza su trabajo a la perfección y sin problemas, pero un día cualquiera y al azar, tras cumplir su último encargo, es interrumpido por el Caballero Oscuro de una manera amenazadora y brutal, lo que conlleva a descubrir la nueva personalidad adoptada en los últimos meses por Batman y lo que será el pilar de este cómic en base a la moral.

 

”Vale, ¿quieres que te cuente un cuento? A decir verdad, no se me da muy bien. ¡Papá sí que sabía! Captaba tu atención desde el principio, como todo buen narrador… Y te mantenía pegado al asiento, como si te hubiera pescado con una caña.”

 

La estructura del dibujo rompe los esquemas corrientes gracias a las viñetas de gran tamaño, a las ilustraciones en primeros planos, a diseño en página completa o a doble vista. El perfilado, el color (variando entre tonos cálidos y fríos acordes a la escena y con gran habilidad) y el trazado crea una sensación de realismo magnífica y dota de un protagonismo y una personalidad propia brutal a la historia narrada. Todos estos detalles recuerdan a cuentos ilustrados del mismísimo Dickens, lo cual suma otro punto positivo y a favor para esta creación y adaptación a novela gráfica.

La estructura de la novela se podría dividir en cinco arcos argumentales perfectamente enlazados:

En las primeras páginas del cómic observamos una imagen de Batman definida como cruel, dura y soez hacia todo su alrededor donde se percibe su gran angustia interior, algo que se favorece tras la aparición y visita de un antiguo conocido como espectro, que muestra la ausencia que dejó la muerte de su fiel compañero y la crueldad que ha invadido la vida de Bruce tras ello.

En las siguientes páginas se nos muestra al fantasma del pasado, quien se encarga de mostrar y recordar a Bruce Wayne su infancia, cómo actuaba y cómo vivía en la juventud, los fracasos y la fuerza de voluntad que le llevaron a ser quien es. Después de esto, Batman se queda en soledad, golpeado por los recuerdos y pensativo hacia sus malos actos del presente, lo que nos lleva a una reflexión e intento de mejora.

En la tercera tira de páginas presenciaremos al fantasma del presente, quien querrá ayudar a Batman a salir de la oscuridad que le invade mostrándole el mundo exterior y sus diferentes puntos de vista (niños, ricachones, vagabundos…), viendo que, detrás de la pobreza y de la tristeza, de la riqueza o la soledad, se sigue pudiendo ser feliz, si permaneces unido al resto de la humanidad. Esto creará un sentimiento de ilusión al Caballero Oscuro y le hará ver que sí hay luz después de la oscuridad.

Pero no es tan fácil salir de esa oscuridad que te atrapa, lo que se verá perfectamente en la penúltima sucesión de páginas mediante el fantasma del futuro, que muestra el desesperado y triste destino que le espera a nuestro protagonista y a sus seres queridos, si sigue por el mismo camino. Este espectro llevará a Batman a la tumba, literalmente, para que vea la sucia imagen de sus actos y los pensamientos que se tienen de él por sus decisiones a ciegas cuando buscaba todo lo contrario y que, por más pesar que se tenga, habrá que perseverar para notar la mejoría a niveles generales.

En las últimas páginas contemplaremos las consecuencias positivas que tienen poder sobre el Caballero oscuro las visitas de los anteriores espectros, viendo un Batman evolucionado, generoso y maduro.

 

”¿Alguna vez has soñado que caes, y REALMENTE SIENTES que caes…? ¿…Y luego despiertas y todavía puedes sentir la gravedad arrastrándote hacia abajo?”

 

Al finalizar la lectura se aprecia la gran referencia a la obra de Dickens y el gran trabajo y empeño que ha puesto Lee Bermejo por hacerle justicia a un cuento tan memorable y clásico que a día de hoy sigue dando para hablar. El estilo de Bermejo a la hora de narrar es sublime; te atrapa, te lleva y te arrastra con él hasta el final. La narración, sencilla y acogedora, desprende calidad en cada rincón de la obra.

Si ya demostró que valía como dibujante, con este cómic queda más que comprobado que, se mueva en el terreno que se mueva, sabe sacarlo hacia delante y con un sobresaliente.

 

”Si tuvieras la oportunidad de cambiar… de hacer las cosas bien…

¿Lucharías por ello?”