La primera ley: literatura de Joe Abercrombie

La Primera Ley es una de las mejores historias escritas en los últimos 20 años. Joe Abercrombie se lanzó al estrellato y obtuvo fama mundial gracias a esta increíble trilogía. En una década en la que parece que la literatura de fantasía y ciencia ficción está en alza, que haya obtenido tanto éxito no es cuestión de suerte.

 

collage
Seguir a editorial Runas.

 

1. Personajes variados y carismáticos.

No existe un único hilo argumental con un protagonista rodeado de personajes
secundarios. No es una historia secuencial en el tiempo desde el punto de vista de un único individuo. Esta obra está compuesta por numerosos personajes cuyas vidas se entrelazan y separan a lo largo de la historia. Un elenco de protagonistas bien definidos, con carisma y con personalidad. Este es el principal atractivo de las novelas. Estos son algunos de esos personajes:

Bayaz, el Primero de los Magos. Es el guía hacia el buen camino durante toda la aventura. Siempre aconsejando y eligiendo el mal menor. Pero se aleja del estereotipo de mago al que estamos acostumbrados. Una figura calculadora y manipuladora que pretende que todo siga tal y como ha planeado.

Logen Nuevededos. Conocido en el pasado como el sanguinario, este norteño sobrevive en las tierras del norte infectadas por criaturas llamadas Cabezas Planas. El guerrero más temido del norte, líder de un grupo de hombres que es capaz de arrancar la cabeza de su enemigo tan solo con sus manos. Él y su grupo de desertores vagan por el bosque con la única meta de seguir con vida.

Glokta, el inquisidor. Torturador y torturado. Sobrepasa el límite del dolor hasta llegar al punto en el que pierde todo, pero gana una conseguida ironía y un cinismo muy particular. Es capaz de horrorizar por sus actos o sacar una carcajada con su sarcasmo. Un hombre con una vida truncada por sus enemigos. Antaño fue una persona totalmente diferente, pero ahora es un trapo que necesita ayuda hasta para ir al baño y que se valdrá de su inteligencia y su olfato cruel para sacar toda la información que necesite para cumplir su misión.

Jezal. Un apuesto soldado, acomodado, arrogante y descontento con todo en
su vida. Un tío estúpido con el que no se querría compartir mesa. “No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”, eso es lo que pensaría cuando todo se
complica.

Y más personajes importantes que no son nombrados con un papel no menos importante en la historia. Personajes que incluso ganan protagonismo en los libros independientes como por ejemplo La Mejor Venganza. Cada uno de ellos gana intensidad con el tiempo, de cada uno de ellos quieres saber más y más.

 

2. La trama.

Es una historia dividida en tres partes bien diferenciadas. Al principio con capítulos más largos en los primeros libros y, entre capítulos, tendremos saltos en el tiempo y en el espacio a la vez que cambiamos de personajes, desarrollando las diferentes historias en lugares distintos. En el primer libro, La voz de las espadas, se fragua la trama a fuego lento, se presentan los personajes y se te familiariza con el mundo de La Primera Ley. Sabes que algo va a suceder en todo momento. En Antes de que los cuelguen aparecen nuevos personajes involucrados en la historia; los caminos se encrudecen, se complican y se sufre. Abercrombie es un autor que disfruta haciéndole pasar un auténtico calvario a elenco de personajes. En El último argumento de los reyes la trama adquiere un ritmo totalmente frenético que no puedes dejar de leer. Capítulos cortos, acción brutal que está narrada a la perfección y con un enlace entre el final y comienzo de los sucesos que hace recordar a un montaje de una película de verdadera acción. Una manera muy original que incrementa la tensión y el frenesí. El desenlace es la guinda del pastel, que te deja aturdida durante varios segundos y con esa media sonrisa de satisfacción al recordar, enlazar el recorrido leído e ir encajando las piezas.

 

3. Historias del Círculo del Mundo.

Con estos libros puedes saber qué ocurrió después de la historia que transcurre en la trilogía anterior. Personajes secundarios pasan a un mayor protagonismo, te encontrarás con viejos conocidos y conocerás a nuevos personajes, con el carisma y la personalidad tan bien definida como nos tiene acostumbrados este autor.

  1. La mejor venganza. La guerra puede ser un infierno, pero para Monza Murcatto también es una forma excelente de hacer dinero. Un libro sobre traición, egoísmo y superación. Una venganza que se debe cumplir cueste lo que cueste, a cualquier precio, por encima de cualquier vida. Monza Murcatto (La Serpiente de Talins/La Carnicera de Caprile), despojada de su poder, sedienta de venganza, se verá envuelta en una campaña imposible para conseguir su objetivo, matar sin piedad a todo aquel que le ha traicionado. Este libro está narrado en pequeños libros que, poco a poco, crea un solo hilo argumental, rico en argumentos bien divididos y diferenciados.

 

Si te conviertes en algo demasiado duro, acabarás siendo demasiado
frágil. Porque si algo de ti se rompe, se romperá todo lo demás.

 

  2. Los héroes. Cuentan que Dow el Negro ha llegado al Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Una guerra narrada en varias batallas, escaramuzas, avances y retiradas de dos reinos que han apostado todos sus recursos a esta batalla final en la cima de una colina llamada Los héroes.

 

La paciencia es un arma tan terrible como la ira. Más, de hecho, porque
menos hombres la poseen.

 

collage

 

  3. Tierras rojas. Shy Sur creía haber enterrado su sangriento pasado, pero tendrá que recuperar algunos de sus viejos hábitos para rescatar a sus hermanos. Comienza la persecución con un par de bueyes y su cobarde padre adoptivo Lamb por toda la compañía. Pero Lamb también tiene sus propias cuentas por ajustar. La fiebre del oro llega a este confín del mundo. Una especie de homenaje al wester de la mano de otra heroína Shy. Como curiosidad, decirles que Abercrombie dedica el libro con estas palabras: “Para Teddy y Clint Eastwood. Pero como Clint, posiblemente, no se molestará en leerlo, más para Teddy”.

  4. Filos mortales: Historias del mundo de la Primera ley. En el ejército de la Unión solo hay un individuo que se cree capaz de salvar por sí solo la situación a la hora de enfrentarse a los gurkos: el incomparable coronel Sand dan Glokta. Craw y su grupo deben recuperar un objeto misterioso más allá del Crinna. Solo hay un pequeño problema: no saben qué es ese objeto. Shevedieh, la más hábil ladrona de Styria, va de desastre en desastre con su mejor amiga y mayor enemiga: Javre, la Leona de Hoskopp. Después de años de masacres, el idealista Bethod trata de llevar la paz al norte. Solo queda un obstáculo: su lunático guerrero, el hombre más temido del Norte, el sangriento Nueve Dedos. Este es un libro compuesto por diferentes relatos con muchísimos saltos en el tiempo. Historias antes, durante y después de La Primera Ley. Un complemento más para saciar la sed de historias en este mundo.

 

4. Nuevas ediciones a un precio reducido.

Runas comenzó la publicación de todas estas historias. Ahora, Alianza editorial ha publicado la edición revisada definitiva de la trilogía de La Primera Ley en un estuche que contiene los tres libros, aunque también los puedes encontrar por separado en la misma edición. Al igual que esta trilogía, los tres libros independientes de la misma, que conforman otra trilogía, también han adquirido una nueva edición con los mismos matices de publicación.

  • Publicación de La Primera Ley: Libros I, II, y III: 17 de noviembre de 2016.
  • Precio: En estuche, 38,84€. Por separado, 12,95€. 
  • Edición y tamaño: Cartoné. 13,00 x 20,00.
  • Publicación de La mejor venganza, Los héroes y Tierras rojas: 8 de marzo de 2018.
  • Precio: 14,50€ cada ejemplar.
  • Edición y tamaño: Cartoné. 13,00 x 20,00.

 

Puedes comprar todos estos libros
en
Librería Cyberdark 
con un 5% de descuento.

 

estuche 1
Fotografía de Antonio Torrubia, El librero del mal.
IMG_20170122_191302_703
La caverna del lector

 

Anuncios

La Quinta Estación (Trilogía de la Tierra Fragmentada I/III) de N. K. Jemisin

 

25575g

Título original: The Fifth Season
Traducción: David Tejera Expósito
Editorial: Nova
Edición: Rústica con solapas
Cómpralo en Librería Cyberdark con descuento del 5%.

 

La escritora estadounidense de ficción especulativa N. K. Jemisin se ha coronado como una de las voces narrativas más originales y llamativas tras ser nominada al premio Nébula a mejor novela y al premio Hugo, de misma categoría, con Los cien mil reinos. Ahora vuelve a corroborar su poder escrito con La Quinta Estación, primera novela de la trilogía de La Tierra Fragmentada, que tiene como carta de presentación «toda era tiene que llegar a su fin» y que ha sido capaz de ganar tres Hugo consecutivos.

 

 

La Quinta Estación nos sitúa en la Quietud, un terreno donde la población sobrevive a los cataclismos que se producen cada pocas estaciones y donde los orogenes -un pequeño número de la población- son capaces de controlar, evadir y provocar desastres geológicos de una manera tan natural como los propios desastres naturales. Y es por ello que estos sujetos son esclavizados y utilizados como herramienta de prevención ante las catástrofes de cada estación. Un mundo en el que se vive a flor de piel cómo se maltrata el poder de los orogenes, cómo se les obstruye la libertad y el derecho civil y cómo se les trata como monstruos.

 

”Al principio es difícil percibirlo. No se siente nada en las glándulas sesapinales, como ocurriría si aquel temblor viniera de la propia tierra.

Porque eres impredecible y no pueden prepararse contra ti. Eres como una sorpresa, como un dolor de muelas repentino, como un ataque al corazón. La vibración que provocas se incrementa, rápido, y el retumbar empieza a sentirse no solo en las glándulas sesapinales, sino también con los oídos, los pies y hasta en la propia piel. Y en ese momento ya es demasiado tarde.”

 

En apenas treinta páginas observamos la originalidad de la narración, que juega con una trama dividida en tres espacios temporales atribuida a tres personajes diferentes y que a lo largo de la narrativa se irán entrelazando dando pie a una historia coherente y a un estilo poco usual, en segunda persona, en función de la voz narrativa que se propone, creando varios focos principales. La construcción de los personajes es sólida, realista y profunda, evolucionando tras el manto de una lucha constante por sobrevivir a la llegada de las estaciones. Con la pluma de Jemisin, cercana y a ratos sarcástica, nos muestra una gran habilidad para la creación de mundos, de elenco y de tramas bajo un ritmo ágil, duro y sutil. 

En esta novela siempre está presente una sociedad sumida a la obligación de sobrevivir que, bajo el conocimiento de sus costumbres a través de los escritos antiguos que nos hablan de su religión, su ética y su moral, nos demuestran la cantidad de ruinas y los peligros que la población corre día a día. Esto crea una ambientación que nos mezcla la fantasía y la ciencia ficción en base a un mundo lleno de posibilidades. Así, la escritora consigue exponer y explotar los prejuicios y los rechazos que cualquier humano puede tener hacia lo desconocido y lo inusual. La gran capacidad que tiene N. K. Jemisin para unir los diferentes hilos argumentales y conseguir que se conviertan en uno, que cuajen entre sí, es una de tantas maravillas que destacaría de su pluma: pequeños párrafos, fluidos y notables, que beben de una prosa realista y se bañan en la hipocresía de nuestro mundo. 

La quinta estación nos da mucho; nos da originalidad, nos da un universo brutal, nos da unos personajes totalmente diferentes y unidos por el mismo fundamento. Nos da una historia cruda, nos da giros narrativos muy explosivos, nos da esperanza.

Transmetropolitan de Warren Ellis

Con el presente 37 Comic Barcelona se celebraron las tradicionales presentaciones de novedades de la editorial ECC para España. Para sorpresa de muchos, su última bomba anunciada es la nueva edición de la obra de Warren Ellis (Orbitador, Hellblazer): Transmetropolitan. De esta nueva edición se conoce que será en cartoné con un total de cinco tomos de publicación bimestral los cuales contendrán montones de extras y se empezarán a poner a la venta el día siete de mayo de 2019. El primero de estos tomos cuenta con 336 páginas a color y saldrá a la venta por un precio de 31,50€.

 

PORTADA_JPG_WEB_transmetropolitan_libro_uno
Nueva edición de Transmetropolitan.

 

En la Caverna del Lector hemos querido aprovechar esta gran noticia para hacer un repaso por todo Transmetropolitan, que no solo es una narración divertida, si no que también es una serie imprescindible que tiene como telón de fondo el mundo actual y al cual se critica y parodia. Así que, en colaboración con Dragonas fantásticas del blog Feminismo y dragones, os dejamos nuestro humilde análisis a continuación. 

 

transmetropolitan_num1

Edición original: Transmetropolitan USA
Guión: Warren Ellis
Dibujo: Darick Robertson
Formato: Actualmente en rústica a color.

 

Transmetropolitan nos narra la vida de Spider Jerusalem, un periodista drogadicto, salido, violento e incoherente en ocasiones pero, a pesar de todo, brillante. Tras escribir un best seller Spider se hace rico y famoso, cosa que no le gusta nada y se retira a vivir a la montaña donde pasa sus días drogándose y disparando a cualquier cosa que se acerque a su puerta. La historia comienza cuando el antiguo editor de Spider le recuerda que firmó un contrato para la publicación de dos libros y que le pagó por adelantado, por lo que tiene que volver a la ciudad a escribirlos y aquí entra el auténtico protagonista de la historia. Pese a que la trama gira alrededor de Spider, todo se enmarca en la ciudad: futurista con incontables culturas, religiones, grupos étnicos, depravaciones, drogas, modificaciones genéticas, ordenadores mafiosos, caos, violencia policial, suciedad por doquier y publicidad hasta en tus sueños; sexo y prostitución en cada esquina con todas las variantes más asquerosamente inmorales que puedas imaginar. En algunos puntos de la historia se habla de elementos que hacen que la pedofília parezca un asunto completamente decente comparado con lo que te están narrando. A pesar de su reticencia a volver, nuestro protagonista ama a la ciudad, pero también la odia porque a pesar de todos sus defectos, a pesar de ser un loco violento predispuesto al sexo desenfrenado con cualquier cosa que se mueva, a esnifar cualquier objeto y a disparar a todo aquello que no entre en las dos categorías anteriores. Spider tiene moral, una moral extraña, cierto, pero a grandes rasgos intenta hacer el bien. El problema es que la ciudad es enorme, diversa, está llena de mal y sus únicas armas son la palabras, pues hay un límite a lo que puede conseguir un sólo hombre con una pistola, pero no a lo que puede conseguir un sólo hombre con un teclado.

A lo largo de los primeros capítulos de este cómic vemos cómo poco a poco nos introducen la urbe alternando los momentos violentos y sexuales con escenas cómicas y páginas que de improviso nos incitan a una profunda reflexión. Este es uno de esos contrastes que hacen de Transmetropolitan un gran cómic: juega con los saltos narrativos y descoloca al lector. En algunas tiras de viñetas  quieres pegarle al protagonista y dejarlo tirado en la acera mientras un perro le orina en la boca, y, en el siguiente, te preocupas por su integridad física y te maravilla su astucia y sentido de la justicia. En este aspecto Spider Jerusalem es un tipo que ocupa el fondo y el primer plano como el mismo núcleo urbano; ambos son sucios, corruptos, caóticos y desenfrenados, pero en ambos puedes encontrar sutileza, compasión, belleza y justicia. Tras unos capítulos introductorios en los que conocemos la ciudad, sus habitantes y a las ayudantes de Spider comienza la auténtica trama, siendo una localidad tan corrupta como la que nos presentan, no podía salvarse la presencia de que en la imaginación colectiva se encarna la corrupción; dicho de otro modo, la política.

Aunque en un principio el personaje principal no quiere cubrir las elecciones porque ese hecho fue lo que le obligó a exiliarse anteriormente, finalmente cede porque al fin y al cabo, ¿qué es lo primero que haría un periodista medio loco con aires de grandeza y ganas de cambiar el mundo tras regresar a la ciudad? Si ese justiciero fuese Spider, seguramente iría a probar todas las nuevas drogas que hayan salido, pero después del colocón. Y eso es lo que hace nuestro principal guía: irá tras el cuello del mayor cabronazo que pueda encontrar, que a menudo suele ser el presidente de los Estados Unidos. Tras una serie de eventos veremos cómo se embarca junto a sus ayudantes en su Watergate particular para derrocar al gobierno y limpiar un poco de basura en los barrios.

En cuanto al dibujo y al guion de esta serie de cómics están muy bien equilibrados. Encontramos numerosas panorámicas que reflejan la diversidad del mundo creado en los momentos de transición entre escenas mientras que la capacidad del dibujante para variar las expresiones de este loco periodista es sorprendente ya que es capaz de mostrar un personaje que infunde miedo y respeto a la vez que un pelele drogadicto en la próxima viñeta. Por otro lado, este escenario colorido contrasta con oscuras páginas que nos enseñan la cara mugrienta de los distritos; entretanto el guión nos narra el siempre cínico análisis que el conflictivo reportero hace de ese vertedero llamado hogar.

 

106628

 

Los diálogos y el guion permiten que la historia fluya de manera natural aunque en ocasiones presente altibajos ya que muchas veces aparecen páginas sin apenas texto y cuyo dibujo no expresa gran cosa y en las siguientes se amontona toda esa ausencia de palabras. Si tuviera que sacarle un defecto al guion, sería que en los primeros números se tarda en entrar al hilo argumental y pasamos varias páginas sin saber exactamente cuál es el argumento del cómic y que los diálogos que pretenden transmitir esa porquería que impregna la sociedad que han creado son excesivamente soeces. Puede parecer paradójico, pero una vez nos has dejado claro cómo de obscenos son los personajes de la obra, no es necesario que se fuerce una retahíla de tacos en cada escena porque eso hace que algunos momentos que deberían resultar chocantes no lo sean, pues el tono agresivo que predomina en esa secuencia de acción en realidad es el que vemos durante todo el cómic. Pero ese fallo se compensa con los momentos de reflexión, la profundidad de los pensamientos que tiene el elenco de personajes, que nos invita a replantearnos cómo vemos la vida. La calidad de la pluma de Warren Ellis es tan exquisita que merece la pena haber leído el cómic sin tener en cuenta sus pequeños fallos.

A decir verdad, en este tebeo encontramos una gran variedad de mensajes y críticas; innumerables críticas a la religión y a la corrupción política, al machismo, al capitalismo y a la economía. Pero si hay una crítica que quisiera destacar, un único mensaje que me impactó de su lectura es que la tecnología no arreglará nada. La ambientación que nos presentan en Transmetropolitan es una lugar con un nivel de tecnología casi utópico. En las páginas de la historieta se afirma que siguen siendo una civilización de nivel 0 (aquella que usa la energía disponible solo en su planeta), pero la cantidad de inventos y prodigios que abundan son indescriptibles.

Todo es un caos y es imposible seguirle la pista a todos los avances tecnológicos que hacen día a día mas en términos sociales sólo basta decir que la modificación genética es el pan de cada día, los niños nacen siendo inmunes a prácticamente todas las enfermedades posibles. Algunos ejemplos de esta tecnología serían cómo el protagonista obliga a cada una de sus ayudantes a fumar tras darles una pastilla, que las vuelve inmunes al cáncer, que en cada casa hay un dispositivo capaz de manipular la materia a nivel atómico para crear cualquier cosa que le pidas y que, cuando se gasta algo, solo tienes que salir a la calle, recoger basura y arrojarla dentro del manipulador de materia para que exista nuevamente. Literalmente se manipulan los átomos de la basura para crear comida, entre otros casos. Y aún así la desigualdad continúa existiendo: hay niños que se prostituyen, cadáveres en las aceras, pobreza e inmundicia en las calles. La miseria humana conviviendo con una tecnología que parece magia y nunca da resultado. Ese es el auténtico mensaje de Transmetropolitan.

 

f9c7a5e686fe8ee4ca4db1a716596e08bd5a7dd0

 

 

En los últimos tiempos los humanos hemos sustituido la religión por la tecnología. Creemos que si avanzamos lo suficiente, todo lo demás se resolverá por sí sólo; si conseguimos energía limpia, no habrá gente sin acceso a electricidad; si modificamos los cultivos y potenciamos la producción, nadie pasará hambre; si desarrollamos la industria, todo el mundo tendrá trabajo y no le faltará ni techo ni dinero. Pero la cruda realidad es que, a día de hoy, se produce suficiente energía para toda la población, suficiente comida para alimentarnos a todos y hay medios suficientes como para que a nadie le falte un hogar. El desarrollo de la tecnología cambia el mundo, es cierto, pero no importa cuántas cosas cambien o cuántos avances tecnológicos logremos porque mientras no cambie nuestra forma de pensar seremos incapaces de usarlos para el bien: usaremos la energía limpia para crear grandes plantas donde construir armamento, los avances en alimentos para acaparar y especular con ellos, la inmunidad a las enfermedades para crear otras nuevas, las modificaciones genéticas para probar todo tipo de drogas y no tener resaca o las posibilidades de alterar el cuerpo humano para satisfacer los deseos sexuales más repugnantes. Y siempre hemos buscado soluciones a esos problemas sin fijarnos en el patrón común: nosotros.

Da igual que un loco periodista se deje el culo para destapar una injusticia o un escándalo de prostitución infantil porque siempre habrá algo complicado que debe salir a la luz, porque, aunque la ciudad cambie, el humano no. Y hasta que no cambie la forma que se tiene de ver el mundo, hasta que no se mida la vida en términos de solidaridad y no en términos de competición, siempre ocurrirán las desgracias que todos conocemos y que nadie le pone remedio. El mensaje de Transmetropolitan se reduce a esto: el mundo cambia a diario, pero la humanidad sigue estancada en su vileza y cuanto más tiene, más cruel y fría se vuelve. Por suerte, siempre habrá también otro periodista loco que intente arreglar las cosas.