Astillas en la Sangre de Ashley Dyer

 

9788491810834
Título original: Splinter in the Blood
Traducción: Pilar de la Peña Minguell
Editorial: Alianza de Novelas
Edición: Disponible en rústica con solapas

 

Lo que la prensa comenta:

«Una de las novelas de asesinos en serie más atrevidas e inventivas desde El silencio de los corderos. Llena de datos forenses, sustentada en una protagonista tan complicada como cautivadora, esta feroz novela es perfecta para los seguidores de Jeffery Deaver y Chris Carter». AJ Finn, autor de La mujer en la ventana.

«Absorbente e ingenioso. Cargado de datos forenses fascinantes y macabros». Mo Hayder.

«Un thriller intenso y fascinante, tan punzante como las astillas de su argumento». Ann Cleeves.

«De asombro detalle forense e impecable documentación». Daily Mail.

Lo que AdN nos cuenta:

La sargento Ruth Lake y el inspector jefe Greg Carver andan a la caza de un asesino en serie que recoloca a sus vícticas como si fueran maniquís y les cubre el cuerpo entero de complejos y misteriosos tatuajes. Los medios ya lo han apodado como el asesino de las espinas, por el método primitivo y tremendamente doloroso del que se sirve para tatuarlas. Después de muchos meses de investigación, cuando parece que la resolución del caso es inminente, el asesino asesta un golpe personal: dispone a su última víctima de forma que se parezca a la esposa del inspector. 

 

logo

 

 

Esta novela contiene un argumento atípico en el que hay un eje principal por donde transcurre la trama: los tatuajes. El grupo de víctimas comparte la técnica empleada por su secuestrador: secuestrarlas para acabar con sus vidas con la realización de tatuajes con astillas bañadas en tinta natural creada por él mismo junto a un elemento químico. A medida que avanzan las páginas, la escritora juega con el misterio infinito; notamos cierto patrón en los tatuajes que, si los analizas, todos hacen referencia a símbolos antiguos, algunos mitológicos, otros místicos. 

La atmósfera presente está repleta de miedo, injusticia, corrupción e inseguridad, que con un desarrollo de la acción narrativa lento y confuso, se va mostrando acelerado: ritmo en continuo crecimiento, frecuencia de suspense y, por consiguiente, la resolución del crimen es, además de primordial, una búsqueda constante de la motivación moral del criminal y de los propios protagonistas. A nivel tipológico se muestra una novela de acción donde tenemos a la sargento como protagonista y, en ocasiones, escenas puntuales donde el criminal realiza breves comentarios donde muestra que observa la investigación en primera fila de observación.

En cuanto a los personajes, la mayoría están muy bien formados, pero habría que destacar el papel de la protagonista Lake y su compañero Carver: siendo ambos complejos, con secreto entre ellos y, a la vez, protegiéndose mutuamente, lo que crea un aire de desconfianza y duda continua ya que son el mayor pilar del asesino. Aún así, el resto del elenco les siguen muy de cerca; desde los conocidos de las víctimas, pasando por la esposa de Carver hasta el minimalista camarero y recepcionista, todos tienen una voz única y característica que dota a la obra de gran credibilidad.

En la trama encontramos grandes conocimientos forenses y sobre criminología, que nos da una investigación hilada a la perfección, rodeada de una ciudad llena de rincones sucios y nadie en quien poder confiar.

Lo que los tatuajes nos dejan…
En conclusión, como menciona Cleeves: un thriller intenso.

Astillas en la Sangre es una historia que se divide en quién es el asesino y en quién disparó y quiso jugársela a todo el equipo de investigación; un texto oscuro, duro e intrigante.

 

 

 

 

Anuncios

Las estrellas son Legión de Kameron Hurley

 


Título original: The Stars Are Legion
Traducción: Alexander Páez
Revisión de galeradas: Antonio Torrubia
Editorial: Runas/Alianza Editorial
Edición: Disponible en rústica con solapas

Mediante una narración que se mete de lleno en la space opera, Kameron Hurley retuerce las reglas establecidas en el género: la evolución humana, las naves y el mundo ya no es como se conoce. La Legión, un conjunto de naves-mundo, está situada en lo más lejano del universo y orbita alrededor de un sol aparente. En este universo solo existen mujeres y, ahora, los mundos están formados por materia orgánica. La población, con ayuda del reciclaje, sobrevive a todos los niveles, incluyendo la creación de armamento, pero los conocimientos de creación han desaparecido y solo se pueden encontrar en Mokshi, una misteriosa nave abandonada.

La trama empieza en plena acción. A lo largo de breves páginas podemos apreciar que la historia ya ha comenzado, que solo está en su pleno auge. Junto a una de las protagonistas nos encontramos en un lugar desconocido, confuso y nuevo que solo crea más preguntas con cada respuesta conseguida. 

La narración se ve alternada en capítulos en primera persona con dos grupos: por un lado tenemos a Zan, que con su memoria perdida nos hace leer escenas con una pluma desconfiada, pausada y confusa, aunque ágil y atrevida. Por otro lado tenemos a Jayd, que nos muestra una pluma también desconfiada, pero nos dará el punto de comienzo del ritmo acelerado, ligero y lleno de acción que se mantendrá en futuras páginas de la novela en ambas vistas de personaje. Esto llegará a líneas de pura tensión e incluso a tintes de thriller encubierto en ciencia ficción; una sensación de angustia, intriga, pérdida y, entre otras, inseguridad como mayor pilar. 

Con un cambio de registro total al género, Kameron Hurley ofrece un viaje espacial magistral. Un viaje que habrá que descubrir pasito a pasito y que estará lleno de peligros y lugares moribundos con unos personajes muy bien caracterizados y carismáticos que, a su vez, funcionan genial en la historia tan dura y cruel de la Legión.

En cuanto a la ambientación propuesta, apreciamos un estilo personal y una voz única: originalidad en cada capítulo, una escritura sencilla y directa que desprende calidad y seguridad en el texto.
Las Estrellas son Legión es una lectura llena de acción y especulación, de aventuras y personajes notablemente logrados y con un argumento lleno de biología, tecnología y misterios únicos. 

 

Puede que mi propio mundo no me reconozca.
Es un movimiento arriesgado, pero también lo es estar viva. 

 

Si queréis leer otras opiniones, os dejo algunas de interés a continuación:

Sagacomic – Por Santiago Gª Soláns.
Boy with Letters – Por Daniel Pérez.
Caballero del árbol sonriente.

Aprovecho para recordar que también podéis seguir a Runas en Twitter y por consiguiente seguirme en Twitter y estar más al tanto del blog y otras cositas editoriales. 

 

El Largo Viaje a un Pequeño Planeta Iracundo de Becky Chambers

 

cubierta-elvauppi-600x930
Título original: The Long Way to a Small Angry Planet
Traducción: Alexander Páez
Corrección de estilo: Antonio Rivas
Revisión de galeradas: Antonio Torrubia
Editorial: Insólita Editorial
Edición: Disponible en rústica con solapas

El mayor road trip literario, que conquistó a Ann Leckie (Justicia Auxiliar).

Fue ganadora del Prix Julia Verlanger de 2017 y fue finalista en los British Fantasy Awards y Arthur C. Clarke.
Su continuación, A Closed and Common Orbit, ha sido finalista de los Premios Hugo.

 

Cubierta-ELVAUPPI-600x930
Redactado por Sergio Mullor para La Caverna del Lector Blog.

 

El triunfo de la gente corriente. Eso es ‘El largo viaje a un pequeño planeta iracundo’ de Becky Chambers. Insólita Editorial ha tenido el enorme acierto de traernos esta maravillosa historia. Mención especial a la excelente traducción: Alexander Páez consigue hacerte olvidar que la autora no escribe en tu idioma.

Empezaré esta reseña contando lo que no tiene que, para mí, es clave para entender lo que sí tiene. Podría decirse que hace de lo que el lector no se va a encontrar en una obra de ciencia ficción su principal virtud. Porque no hay villanos, ni intrigas políticas o asesinatos. Tampoco tiros, persecuciones o batallas. Pero ojo, ni falta que hacen.

Entonces, ¿de qué va este libro? Pues es un retrato de seres “sapientes” corrientes, con problemas y aspiraciones comunes. La tripulación de La Peregrina se esfuerza por salir adelante, por conseguir trabajos, por amar y ser amados. Quieren ser aceptados, tener un sitio al que llamar hogar, rodearse de buenos amigos. El libro va de su vida en esa nave, La Peregrina, una tuneladora que hace agujeros de gusano para poder moverse de una punta a otra en el espacio de forma instantánea. La tripulación la forma un variado y bien construido elenco de razas interplanetarias, además de humanos. La trama principal, el encargo para hacer un túnel que llegue a ese pequeño planeta iracundo, es solo una excusa para mostrarnos su mundo y su convivencia. Es el conjunto de pequeñas historias personales lo que da sentido a la novela.

Es imposible no querer a Kizzy, la mecánica, sufrir con Ashby, el capitán, o no comprender a Jenks y su amor por una IA… Es imposible no empatizar con esa extraña familia que forman y que se aterra cuando unos piratas asaltan su nave. No son superhéroes. Son como tú y como yo. Aman, ríen, lloran y también tienen miedo. Además, salen elfos. Vale, Becky Chambers los llama aleuones, pero a mí no me engaña. Lo que dicen otros personajes de ellos es revelador: “son tan hermosos que roza lo estúpido” “No se mueven. Danzan”. Elfos, no hay duda.

Chambers dibuja una bella utopía en un futuro donde las relaciones entre especies están normalizadas. Unos y otros se esfuerzan para que las diferencias culturales no supongan un problema, que no sirvan de excusa para levantar barreras artificiales de odios y prejuicios. Y consigue engancharte en esa vida cotidiana a bordo de la Peregrina. Una historia llena de luz, de esperanza, de libertad, respeto y responsabilidad. Un relato que desborda sensibilidad salpicado de más elementos que complementan la historia principal y hacen un todo redondo. Escrito con un estilo suave y sencillo. Y que, por si no lo habéis notado, a mí me ha conquistado.

Adjunto dos enlaces de interés para completar esta reseña:

Encuentro con Becky Chambers en el Festival Celsius 2018.

Becky Chambers presentando su libro.