La Casa de la Muerte, de Sarah Pinborough

9788491041146

Título original: The Death House

Traducción: Francisco Muñoz de Bustillo Llorente

Editorial: Alianza (Runas)

Edición: Rústica con solapas

adopta-una-autora

Proyecto dedicado a dar voz a la literatura femenina en todo su explendor, sin importar género, raza o época.

La Casa de la Muerte nos narra la vida de un grupo de jóvenes aislados en un internado de Inglaterra, en una época no definida claramente, donde intuyen qué están haciendo en este lugar, pero, ciertamente, sin saber qué. Estos jóvenes estarán supervisados por un grupo de adultos que les atenderán de una manera muy estricta, siendo el principal objetivo provocar la extraña enfermedad denominada ”defectuoso” para, finalmente, hacer desaparecer al grupo de niños. Característica que añade un manto de misterio a la lectura continuamente y sin ningún descenso.

La narración de esta novela nos pone frente a una ambientación dura y oscura que tendrá a la muerte como el pilar de peso fundamental, sin ser esta el principal motor, cuyo movimiento gira en base a la esperanza de seguir viviendo y no caer en la monotonía del lugar. Esto nos muestra a un grupo de personajes que son, no del todo, abandonados ante el inexistente convencimiento de saber si merecerá la pena esperar a la esperanza o si será mejor caer rendidos a la espera de la muerte. Además, todos los sucesos aquí narrados suceden y avanzan en la casa de la muerte, siendo este el único lugar del mundo. Este mundo está relatado por el protagonista Toby, quien nos mostrará su pasado mediante breves capítulos en forma de flashback.  

 

”Sonrío sin poder evitarlo. Todo esto tiene cierta lógica, es como un madero a la deriva al que aferrarse en el océano del terror.”

”— […] Cada día es un nuevo día para todo el mundo. Nadie sabe qué pasará mañana -proyecta una sonrisa y le brillan los ojos.- A lo mejor mañana encuentran una cura. O a lo mejor esta casa queda fulminada por un rayo y todos morimos carbonizados.”

El estilo narrativo es totalmente vivo y humano; en sus línea nos encontramos una obra que trata los mayores miedos del ser humano, entre ellos, cómo sufren un dolor y cómo reaccionan ante él cada uno de ellos, cómo la interrupción de sus vidas y encarcelación por una enfermedad se apodera de sus ilusiones o cómo la impotencia crece y crea valor por seguir hacia delante. La estructura se formará a raíz de una pluma lenta y sencilla con un poder de mantenimiento de curiosidad bien definido a lo largo del desarrollo de narración, llegando a tocarnos la fibra sensible en más de una ocasión gracias a la gran cantidad de sentimiento que hay página tras página.

Definitivamente, La Casa de la Muerte, de Sarah Pinborough, es un libro que nos provocará sufrimiento y pena tras haber creado un mundo repleto de curiosidad y misterio palpable, nos hará empatizar con la situación dramática planteada y nos hará ansiar la búsqueda y localización de la luz de la esperanza junto a los personajes.

 

Anuncios

Batman: Año Uno, de Frank Miller y David Mazzucchelli

cubierta_A„OUNO_lomoOK_13mm.indd

Título original: Batman: Year One

Guión: Frank Miller

Dibujo: David Mazzucchelli

Color: Richmond Lewis

Editorial: ECC

Edición: Cartoné, a color

Con guión de Frank Miller y dibujo de David Mazzucchelli, ‘Batman: Año Uno’ nos relata una recreación del mito de Batman desde un punto de vista contemporáneo, dando lugar a dos historias entrecruzadas de género negro.

‘Batman: Año Uno’  nos cuenta la historia de dos protagonistas: por un lado tenemos a J. Gordon, un teniente que llega a Gotham con la intención de enfrentarse al crimen y a la corrupción, además de querer intentar mantener una vida tranquila y normal junto a su esposa, algo difícil en una ciudad tan hundida y negra. Por otro lado tenemos a Bruce Wayne, un joven muchacho que perdió a sus padres mientras paseaban por un callejón oscuro, y, a raíz de esto, se limitó a querer luchar por la justicia y el honor, por lo que veremos cómo evoluciona como persona y cómo llega a decidir que él será quien luche contra toda Gotham bajo la identidad de Batman. Así, nos encontraremos con una historia de acción y suspense y de género negro al completo.

En esta novela gráfica, Frank Miller nos narra una historia sobre una ciudad que está llena de corrupción, tanto políticamente como policialmente, donde también veremos la aparición de personajes esenciales de la historia de Batman, pero con una esencia distinta. Por ejemplo, Selina Kyle pasa de ser una ladrona a ser una prostituta bastante arriesgada y amante de los gatos, o también la breve aparición que hace Falcone, conocido como El Romano, en un club haciendo de las suyas.

”Gotham City. Tal vez sea lo único que merezco. Tal vez tenga que ir al infierno.”

La narración de esta historieta es muy precisa, sencilla y con un ritmo continuo; el guión de Frank Miller está potenciado por una pluma realista que logra crear unos personajes creíbles y redondos, lo que nos da una trama muy bien estructurada. Esta, a su vez, avanza a un ritmo de locura y llama la atención a cada página que recorres. Los diálogos están definidos con un tono fresco y sutilmente personalizado que define a cada personaje de manera personal y única, distintiva, que hace que los diálogos se complementen y completen a la perfección con el guión.

El dibujo de David Mazzucchelli está repleto de matices, ya que nos muestra un estilo de pincel realista que se acompaña de una composición de viñetas repletas de detalle, tanto en trazo de primer plano como en trazo de fondo y trasfondo. Esto nos crea y muestra un dibujo discreto, misterioso y lleno de tonalidades distintivas, en especial, oscuras, lo que crea una ambientación más que acorde al texto expuesto. En cuanto al colorista, Richmond Lewis, emplea tonalidades de negro y gris que se unen al dibujo de la obra de manera perfectamente acorde y atribuye aún más realismo a la obra.

”La lluvia ha hecho mella en el cableado de la radio de mi viejo coche. Entre los crujidos, como cereales de arroz inflado, oigo una palabra de cada cuatro.

Retiene a tres niños a punta de pistola. Parece que Merkel ha averiguado algo sobre él…

El café cae en mi regazo y termino de despejarme. Me quito el feo peso que llevo en la cadera… Lo sostengo en el aire, como una rata muerta, y rezo para que él me entienda… Detrás de mí, Branden suelta tacos.

Me dirijo a la puerta principal. Seguro que nadie ve temblar mis rodillas.”

En definitiva, este cómic es una de esas joyas que perdurarán por siempre en el género, que nos relatará una historia de diez y que, por muchas lecturas que hagas de esta, no defraudará ni aburrirá gracias a la gran historia que contiene.

El Misterio de las Cabras y las Ovejas, de Joanna Cannon

egr54656

Título original: The trouble with goats and sheep

Traducción: Antonia Martín Martín

Editorial: Penguin Random House (Grijalbo)

Edición: Rústica con solapas

La señora Creasy ha desaparecido, y no dejó rastro. Su marido, anonadado, aún mantiene la esperanza de que su mujer aparezca. La policía declara oficialmente su desaparición y comienza una investigación en La Avenida. Tilly y Grace, dos jóvenes niñas, comienzan un interrogatorio por todo el vecindario, y, a raíz de ambas investigaciones, se descubren muchos más secretos de lo que se esperaba a cerca de esa comunidad de vecinos.

La novela nos sitúa en los años setenta, una ambientación narrativa donde se palpa la nostalgia y el sentido del humor en base a la naturaleza humana de manera clara y valiosa, lo que nos muestra el lado más negativo y los momentáneos altibajos provocados por la apariencia y la mentira.

La población de la Avenida sigue una línea monótona respecto a cualidades, ya que, si no formas parte de ese status social impartido, serás un extraño ser, además de ser el primer objetivo a la hora de buscar un culpable en futuros problemas, por lo que nos encontramos ante un grupo de personajes hipócritas y conformistas que creen en algo por el mero hecho de que el resto lo cree. Excepto un par de niñas llenas de dulzura y fuerza, Tilly y Grace, que harán por descubrir el paradero de la mujer desaparecida en el verano de 1.975.

La trama puede recordar a novelas clásicas de género negro en ciertos momentos, siendo esto bastante notable e interesante para el ritmo de la lectura, pero que, aún teniendo esa chispa, tras el paso de las páginas y, quizá, mera intuición, el interés provocado por la trama será escaso e irá disminuyendo. Si añadimos la cantidad de secretos que esconde la novela y que no hay manera de ser descubiertos, llegará un final lo suficiente precipitado como para estropear los puntos buenos de este libro.

Si perdonamos esos pequeños fallos de ritmo, El Misterio de las Cabras y las Ovejas es una obra que destaca por ser amena, entretenida y afín a las creencias y evoluciones actuales en comparación con la época propuesta y tratada. Una lectura fácil de leer y buena para oxigenar lecturas más pesadas.