Marina, de Carlos Ruiz Zafón

marina-ruiz-zafon.jpg

Editorial: Planeta (Booket)

Edición: Tapa blanda

 

 

Óscar  Drai, el protagonista, es el encargado de narrarnos la historia en primera persona, un muchacho que nos relatará la historia del libro a la vez que va recordando su pasado, en cuyos hechos hay una diferencia de quince años.

Nuestro protagonista vive en un internado de Barcelona y, en una de sus tantas escapadas, conoce a una chica muy misteriosa que se hace llamar Marina, con quien irá compartiendo y viviendo momentos peculiares e inolvidables. Marina vive con su padre en una casa medianamente abandonada, y esta casa despertará algo en Óscar, ya que la vivienda dice a gritos que ahí dentro se esconden secretos y misterios. Él los descubrirá, por supuesto.

Pasan los días y la relación entre ambos protagonistas florece, lo que hace que Marina decida mostrarle a Drai una dama que viste de negro al completo y que se dedica a visitar una tumba todos los domingos para dejar flores, y en esa tumba solo se percibe un grabado: una mariposa negra. Como buenos curiosos y aventureros, toman la decisión de seguir a esta mujer, decisión que les llevará a hallar y contemplar un longevo invernadero repleto de sorpresas. Así, da comienzo una aventura con enigmas pertenecientes al pasado de la ciudad y que traerá consecuencias peligrosas para quien meta el hocico en ellas.

La obra nos presenta un objetivo claro y directo: descubrir el misterio de la mariposa negra mediante las intervenciones de personajes cuanto menos espeluznantes, como Mijail Kolvenik y los secretos de su intenso amor con Eva Irinova, los más oscuros rincones del Doctor Shelley y la extraña vida del inspector Florián.

 

”Su mano estaba tan fría que me asustó. Súbitamente, el pintor se abrazó a mí, temblando como un niño. Sentí que se me secaba la boca. Le abracé a mi vez y le sostuve mientras lloraba en mi hombro. Temí entonces que los médicos le hubiesen anunciado lo peor, que la esperanza de aquellos meses se hubiese desvanecido y le dejé desahogarse mientras me preguntaba dónde estaría Marina, por qué no estaba allí con Germán…”

El libro narra una historia notable en la que se nota que ha habido trabajo para enlazar todas las causas presentes y dar lugar a una pluma sencilla, buena y con alguna que otra retórica atrayente. El trasfondo de la escritura nos plasma realmente bien las emociones y sentimientos de los personajes, lo que hace que sea más fácil avanzar por el tono lúgubre que este contiene.

En conclusión, una lectura que tiene sus puntos buenos y es entretenida, pero que no me caló en su día ni me dejó huella. Ahora, recordándola, tengo la misma sensación de indiferencia que cuando la terminé.

 

Tú te vas, tú te quedas (Inspectora Helen Grace 1), de M. J. Arlidge

esl59250Título original: Eeny Meeny

Traducción: Amaya Basáñez

Editorial: Suma de Letras (Penguin Random House)

Edición: Rústica con solapas

 

 

 

Helen Grace, una inspectora de policía que ha tenido que enfrentarse a los más oscuros rincones de su alma, dirige una investigación en la que debe dar caza a un ser psicológicamente dañado que, a su vez, busca llamar su atención. Tras la aparición de una chica moribunda y físicamente destrozada y las posteriores víctimas en similares características, el departamento de policía comienza a desentrañar la relación entre los martirizados y el modo de ejecución del sospechoso en cuestión: perder la vida o perder la razón; matar o morir.

La novela empieza pisando fuerte, ya que capta la atención y te mantiene en vilo hasta el final con tan solo leer el primer párrafo . En las primeras páginas nos encontramos con el primer secuestro y los primeros perjudicados:  una pareja de jóvenes que hacen autostop tras un concierto en Londres, donde después de minutos y minutos esperando a que alguien parase, llega una furgoneta. Un saludo, un café, y… De repente, ambos se encuentran encerrados en medio del bosque con una decisión común (o no) que tomar. A raíz de este suceso, se nota un ritmo veloz , que crece y decrece, que varía y que, finalmente, cuando crees que has tenido lo tuyo y has sentido el dolor que transmite la narrativa, arranca y acelera hasta el final, metiendo varios hilos argumentales que tendrán un desenlace y un motivo común que te volverá loco y te mostrará un thriller que te conducirá por el camino de la desesperación.

La trama propuesta por M. J. Arlidge es sencillamente original porque ha sabido cómo llevar un tema quizá ya visto y relacionado en otros formatos (como en la saga Saw, bastante conocida) a su terreno y hacer de ella una obra en la que su nivel de horrorizar aumenta conforme avanzas por la división de los ciento dieciséis capítulos; son capítulos cortos, que acaban en el momento claro y que le piden más al cuerpo.

”No puedo pensar estas cosas. Tengo que intentar recordar lo que es bueno, lo que es de verdad. Pero cuando estás prisionera los días parecen infinitos y la esperanza es lo primero que muere.

Me estrujo los sesos buscando recuerdos bonitos para mantener a raya los malos pensamientos, pero cada vez se me hace más difícil evocarlos.”

Lo curioso de este escrito es la caracterización de la letra cursiva a numerados capítulos a modo de recuerdos recurrentes relatados por la duda infinita en primera persona y, en ocasiones, por un narrador que conoce todos los pensamientos y acciones de los personajes en todo momento.

En el argumento, el diálogo se antepone a la narración, creando un ambiente cinematográfico y visual con un estilo vivaz sorprendente. La protagonista, la inspectora Helen Grace, está llena de matices que hacen de ella un personaje complejo: es una mujer solitaria que tiene un pasado oscuro y traumático que, aunque parezca difícil y extraño, sacará lo mejor de ella para llevar hacia delante su trabajo y que dará el suficiente juego a la historia por los misterios que le rodean.

”Son los ruidos lo que recuerdo con más claridad. El sonido que produce un puñetazo en un rostro. El de un cuerpo empujado contra la mesa de la cocina. Una cabeza golpeándose contra una pared. Sollozos. Gritos.”

[…]

Nunca llegas a acostumbrarte. Pero terminas esperándolo. Y cada vez que pasa te cabreas un poco más. Y te sientes un poco más indefensa.”

En conclusión, Tú te vas, tú te quedas ha sido una novela que me ha mantenido suspendida y atrapada, horrorizada e inquieta, al paso por sus páginas. Al principio nada encaja, todo es dudoso, pero, cuanto más se acerca el desenlace, más claro queda todo.

¡Un thriller de los pies a la cabeza!

La Saga de Hrolf Kraki, de Poul Anderson

9788491042976

Título original: Hrolf Kraki’s Saga

Traducción: Lorenzo Martín del Burgo

Editorial: Alianza Editorial (Runas)

Edición: Rústica con solapas

 

 

 

 

 

La historia de La Saga de Hrolf Kraki nos ofrece un paseo por la vida de Hrolf, héroe nórdico y primer rey que consiguió unificar Dinamarca a un solo reino, dando lugar a un texto fusionado que hereda y mantiene la fuerza original de la cultura vikinga.

La obra se compone de siete historias centradas en la figura más cercana a Hrolf Kraki, y, como añadido, ninguna de esas memorias están protagonizadas por un mismo rey. Gracias a la variedad entre capítulo y capítulo para al final encontrar un enlace común,  este escrito contará con multitud de peculiaridades medievales: brujería, relaciones sexuales prohibidas, gloria o, entre otros hechos comunes, una ambientación fría para la épica.

A raíz de los hechos históricos, Poul Anderson agrega elementos fantásticos exclusivos de la mitología nórdica y de sus característicos dioses y seres que, de una manera u otra, siempre están presentes en nuestra literatura popular de antaño y de ahora. Así, el autor consigue ofrecer multitud de referencias tanto a dioses mitológicos tan conocidos como Odín, como también una combinación perfecta en términos fantásticos mediante las traiciones, las victorias y las pasiones del árbol genealógico de la familia de Hrolf, el rey danés.

 

”Es una tierra de suelo fértil, en cuyas aguas pululan los peces, las focas y las ballenas, cuyos pantanos oscurecen y atruenan las alas de los ánades, cuyos árboles viajan lejos convertidos en el maderamen de excelentes barcos.”

 

La vertiente fantástica influye en el destino de los diferentes personajes interviniendo junto a bersekrs, brujas o monstruos que son capaces de cambiarse así mismos; podemos encontrar trolls y elfos a la par de dioses nórdicos. Y, por supuesto, hallaremos una lucha donde el orgullo y el honor son el principal motor de la vida, llegando a ser más importantes que las mismas personas que rodeaban a los diferentes grupos. Estos puntos de fantasía están colocados de forma puntual a través de la trama, lo que hace percibir un entorno regido por los hechos históricos novelados por el escritor a su gusto.

Esta caracterización en la novela conllevaría a la vertiente histórica, la cual es la saga en sí, la saga que nos pone frente a las hazañas de la vida familiar de Hrolf Kraki rellenando la historia real con una mágica fantasía, naciendo así este gran texto.

Definitivamente, La Saga de Hrolf Kraki es, sin duda, un gran tesoro que te abre sus más profundos secretos de la mitología mediante un ambiente fantástico regido por el hilo histórico.

 

”Algo nos sobrevive, por perdida que esté la vida: la memoria no se hunde en el fango. Hasta el fin del destino del mundo permanece, en lo alto del cielo, del nombre del héroe.”

 

Mil gracias a la editorial por el ejemplar. Sin duda ha sido una gran hazaña de la que relataré sus más bellas lujurias como anécdota.