Sindbad en el País del Sueño, de Juan Miguel Aguilera

9788415831167

Traducción: No hay traducción presente

Editorial: Fantascy

Edición: Rústica con solapas

Tras interesarse en escribir una novela de fantasía oriental, Juan Miguel Aguilera nos ha dejado una epopeya fantástica con montones de guiños a ‘Las Mil y Una Noches’ y al cine de Ray Harryhausen. 

Sindbad, capitán de la nave El Viajero y personaje principal, es atracado en el puerto de Basora tras un largo recorrido en el que halla al joven Radi, que es perseguido por los asesinos de su hermano. Estos extranjeros andan buscando un libro que está en el poder del joven muchacho, el cual será ayudado por nuestro protagonista para así complacer su instinto trotamundos que tanta fortuna le aportó.

El autor de la obra ha demostrado su gran talento a la hora de relatar la mitología y la historia de Oriente Medio junto a un gran nivel de aventura histórica y fantástica, características que hoy por hoy no se presentan en abundancia. Gracias a la dedicación e investigación realizada por Juan Miguel Aguilera, la novela nos regala un gran espíritu clásico de la Era Dorada y la gran influencia histórica que dan lugar a estos escritos con grandes referencias al pasado Oriental.

En la narrativa se domina un rápido y fluido ritmo y una ambientación concisa y directa, es decir, el autor no nos ha dedicado pasajes extensos para las descripciones, algo que, la verdad, no se echa en falta en esta novela por la acción y aventura que desborda. Como añadido, tenemos la introducción de códigos QR  al final de la gran mayoría de capítulos, los cuales están vinculados a artículos históricos relacionados con la trama que acabamos de leer y finalizar. Quizá hubiese quedado mejor una recopilación de todos estos códigos al final de la historia a modo de curiosidad y extra para que, a aquellos que no nos guste interrumpir la lectura, hubiésemos tenido un rincón específico para ello. Cierto es que se puede seguir perfectamente la lectura, dentro de lo que cabe, ignorando ese extra, pero ¿quién va a seguir leyendo con el codiguito en la cabeza sin saber qué oculta?

 

”Has de saber —pero Alá es más sabio, más prudente, más poderoso y más bondadoso— que en los del califa Harún al-Rashid la ciudad de Basora era el santuario de los intrépidos navegantes del océano Índico. Sus innumerables torres cubiertas de azulejos, trozos de vidrio y cristal de roca brillaban al ser alcanzadas por los rayos del sol y atraían con sus destellos a los barcos que cruzaban frente a la costa, prometiéndoles ricos mercados para sus productos y evitando así que remontasen el río Tigris hacia Bagdad.”

 

Los personajes de esta obra  ofrecen ficción y realidad: por un lado tenemos a los djins, unos personajes ficticios están establecidos a partir de descripciones de los antiguos effrits, conocidos por aparecer en diversos textos, al igual que en el Corán. Por otro lado tenemos a Al-Yahiz, quien es un naturalista y personaje real que estudió la evolución de las especies y que tendrá gran revelancia en esta historia.

En cuanto al lenguaje, el autor ha escogido una gran cantidad y una gran diversidad de vocablos de origen árabe, lo que contribuye a apreciar un espacio sensato, sólido y real adjunto a la ficción. Además, los sucesos aventureros están acompañados de ilustraciones (bien detalladas y con un trazo agradable) que fueron creadas por el propio Aguilera, creando un énfasis gratificante en la descripción de cada escena de aventura y acción.

 

”Mientras la mujer lloraba y gritaba desconsolada, acunando entre sus brazos el cadáver de su hijo mayor como si fuera un bebé, el extranjero miró alrededor con frialdad. Ya no quedaba ni rastro de su pretendida borrachera.”

En definitiva, ‘Sindbad en el País del Sueño’ es un libro repleto de fantasía y aventura por el mundo Oriental, en el que la magia, los tesoros, los piratas y los duelos con espadas estarán presentes. Una narrativa en la que habrá prominentes escenas sobre expediciones, alfombras voladoras y hechos históricos muy curiosos.

”—Allí, allí! —gritaban unos estibadores—. ¡Mirad allí!

Todos señalaban la entrada del puerto. Era la hora mágica y la luz tenía un ángulo que dificultaba la visión.”

 

Anuncios

One thought on “Sindbad en el País del Sueño, de Juan Miguel Aguilera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s