Ritual de Muerte, de Warren Ellis

9788420678009

Título original: Gun Machine

Traducción: Mariano Antolín Rato

Editorial: Alianza Editorial (Colección Alianza Negra)

Edición: Rústica con solapas

alianza20editorial20logo-180x150

Warren Ellis, un británico que se dedica al guión en el mundo del cómic, ha narrado esta novela negra más que notable; un thriller que mantiene en vilo página a página gracias al juego policíaco que aborda la persecución mutua entre asesino y policía. 

Sin duda, una gran apuesta.

‘Ritual de muerte’ nos relata la historia de John Tallow, un inspector de policía  que acaba de sobrevivir a un tiroteo donde vio morir a su compañero tras un tiro en la cabeza. Después de una llamada, después de la llegada, en la escena del crimen se halla una extraña habitación completamente llena de armas, las cuales sólo han sido disparadas una sola vez, lo que conlleva a creer que cada arma tiene una víctima concretada, y, tras la inspección de balística, se averigua que cada crimen cometido con esas armas no ha sido resuelto. Nuestro protagonista, John Tallow, piensa que detrás de esta locura está un asesino en serie, un asesino que está en el ajo año tras año, por lo que en base a estos pensamientos, comienza una nueva investigación y se abren montones de casos ya cerrados.

En ‘Ritual de Muerte’ se nota el transfondo de Warren Ellis como escritor de novelas gráficas, ya que encontraremos bastante diálogo, incluso un monólogo que explica la mayor parte de la situación del momento, algo que, en mi opinión, deja muy buen sabor de boca y da un punto distinto y original a la narración. Este escritor se caracteriza por usar palabras malsonantes, situaciones extremas y personajes muy directos y concisos en sus obras, y esta no iba a ser menos.

”Colgó la pistolera del perchero, dejó caer la chaqueta al suelo.Se sentó en una de las dos sillas. […] Pero lo único que permanecía en su cabeza era su compañero y único amigo de verdad, al que habían arrancado un trozo de cerebro con una escopeta.”

El argumento, además de todo lo mencionado anteriormente, está narrado desde el punto de vista del inspector, pero, a su vez, casualmente, la narración está narrada por una personita con problemas mentales y que es un gran asesino, por el Cazador, algo que le da un buen ritmo de lectura y no provoca monotonía a la larga.

En este relato nos encontraremos una novela negra con tópicos clásicos; la historia no es muy complicada de seguir y contiene pequeños toques de fantasía urbana, tiene una estructura sencilla y un objetivo claro a seguir y conseguir, que es resolver un caso y entretener con ello. Además, nos toparemos con el típico humor negro y británico que tanto caracteriza a tito Ellis en muchísimas ocasiones.

”—Léele uno de tus libros de historia. A lo mejor se desmaya y deja caer su escopeta. —¿En serio?”

En esta narración se percibe una atmósfera completamente corrupta, llena de violencia, llena de locuras y rarezas y, como buen añadido, tendremos una radio que nos va contando cuáles han sido los últimos problemas que se han cometido en la ciudad.

Si miramos más allá de una simple historia clásica de polis y asesinos, podremos percibir un tema principal que está presente en toda la novela, y que además funciona como crítica: la tecnología y la ciencia. De hecho, la mayor característica de nuestro asesino, el Cazador, es que vive anclado entre dos realidades distintas, entre la vieja ciudad y la nueva ciudad, lo que conlleva a que veamos cómo él mismo se auto controla por mantenerse en el presente y por entender las nuevas tecnologías del mundo y así no perder la (poca) coherencia que tiene.  Así, veremos cómo Warren Ellis nos plantea de una manera genial el avance tecnológico en seguridad privada mediante grandes filiales y el avance de la ciencia mediante la científica y balística del caso a seguir por el inspector John Tallow.

”Un dormitorio estaba atestado de libros, revistas y papel. La puerta había desaparecido, como un dique sin compuerta, y el chorro de papel impresio se extendía por el cuarto de estar, y formaba una cresta debajo de la mesa en la que vivían dos ordenadores portátiles y un drive externo.”

En mi opinión, es un libro que merece la pena dentro del género negro, que merece su oportunidad, si te gusta la novela policíaca.

Quizá podría haber funcionado mejor como cómic, quizá no, pero qué os voy a decir… Todo lo que venga de la mano de Ellis me encanta, y que haya metido sus características a la hora de escribir en una narrativa, es una delicia que, por supuesto, yo no iba a dejar pasar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s